Escuela de Formación

ESCUELA DE FORMACIÓN

 

Es el escenario que ofrece y facilita la participación de niños, niñas jóvenes y adultos en un espacio de comunicación que a la vez se usa como estrategia para encontrarse, interactuar, expresar y contar historias, relatos y vivencias que hacen parte de nuestra identidad y de la vida cotidiana.

MÓDULOS

§  RADIO INFANTIL

§  RADIO ESCOLAR

§  RADIO COMUNITARIA

§  EDICIÓN DIGITAL

§  NUEVAS TECNOLOGÍAS (blog, podcast y alojamiento).

 

La producción es quizá la que requiere un mayor fortalecimiento en las radios comunitarias, pues de las nuevas propuestas radiofónicas, de las inmensas posibilidades creativas que ofrece la radio, de la frescura, cercanía y pertinencia de los contenidos y la calidad audible de los productos emitidos, depende el mantener y enamorar a las comunidades para tenerlos en el dial y para que no busquen otras alternativas o simplemente apaguen la radio.

Es necesario tener en cuenta circunstancias como el hecho de que las emisoras no cuentan con equipos de producción o grabación independientes de los de estudio y tampoco tienen la cultura del pregrabado, pues los programas son pasados en directo.

De otra parte no cuentan con personas profesionales o en condiciones de construir una formación para aquellas personas, grupos o entidades interesados en participar de la programación. Así las cosas, lo que va al aire es muy improvisado. Poco planeado, sin libretos y sin mayor esfuerzo o propuesta.

Por eso aparece la ESCUELA DE FORMACIÓN RADIOFÓNICA, la cual, desde cada espacio y con las posibilidades técnicas y humanas, otorgará unas herramientas y conceptos básicos sobre la producción radiofónica para quienes apenas inician su experiencia en la radio y para fortalecer la programación de la emisora, lo cual promueve la participación de personas u organizaciones que hacen parte de la vida del municipio.

Es un curso básico porque es apenas un intento de acercamiento y un primer contacto con la producción de las personas que hacen parte del grupo de apoyo de la emisora comunitaria y quienes se interesaron por ser parte activa de su Proyecto Radiofónico, pero el compromiso es reconocerlo como un proceso que debe darse y mejorarse cada día, que solo encontrará su verdadera sustancia en la medida que de aquí nazcan, crezcan y permanezcan diferentes productos radiales y que la propuesta llegue a más grupos y personas de los municipios.

 

Este material no es ninguna verdad revelada. Es una recopilación de experiencias vividas, vistas y contadas en diversos espacios y momentos, por lo tanto es una apuesta para dejar de ser la simple audiencia que prende y apaga el botón, que escucha o que de vez en cuando manda una carta o hace una llamada para pedir una canción. El reto, si decide iniciar este viaje, es sentir y ser parte de la emisora.

Por eso es una apuesta, porque depende en gran parte de su responsabilidad y compromiso y porque necesita ser recreada, desbaratada y ajustada a cada realidad local. En últimas es un taller o un espacio de encuentro para gozarse la radio, para conocerla y reconocerla por dentro y saber que cobra vida en la medida que la sintamos cercana, que hable de nuestros sueños y dificultades, de nuestras angustias y alegrías, de los que somos y tenemos.

Solo resta o mejor suma, agregar que sobre la radio mucho se ha escrito y hay esta y mil formas más de vivirla, pero cualquiera sea, la mejor manera es haciéndola. Así que no hay fórmulas mágicas, hay que hacer y hacer sin temor a la equivocación o "el culillo" -esas cosquillitas en el estómago-, arriesgar, embarrarla, corregir, entender, reinventar y seguir en el aire, pues es quizá la mejor manera de aprender.

Eso sí, métale mucha CABEZA para crear e imaginar, mucho CORAZÓN para hacerla con pasión, amor y goce y sobre todo mucho TIEMPO para escribir, borrar, grabar y evaluar. Mucho está por hacerse, manos a la radio !.